DIMITRIS ARMAOS – POEMA PARA LOS QUE HE CONOCIDO

Traducción de Mario Domínguez Parra
Lo mejor        olvidar con la canción
Tener una tonada en los labios y un ritmo en todo el cuerpo
¿Cómo si no perderse decisivamente en este paisaje insólito
Una llanura íntegra        extendida cual pañuelo
Con los ocultos focos y su letal soledad
Cómo alzarse        si fuese necesario        cómo armarse para arruinar
Este tejido universal que llega de todos los rincones a las lindes de tu mirada?

Estoy sentado tan tranquilo y lejano        partido en dos
Mientras mi mitad y mi mitad conversan irritadas
Silbidos gorjeos conversaciones fugaces        todo lo examinan lo alcahuetan

Los vaporizadores y los cláxones tienen algo centenario-cósmico
Y las personas que nos aman traen la borrasca y la tormenta 
No es que lleguen a desearte todo mal        tu peor enemigo tú

Nos acosa por todas partes el extravío
«Como el blanco a la niña de los ojos»        como diría el árabe que conocéis

(Cuán incoherentemente entonces canto        y en lugar de perder recuerdo otras cosas).