ALEXANDER VON HUMBOLDT – ESCRITOS (VOLUMEN I)

 

Año Humboldt

Por José Aníbal Campos

 

Tras las siglas «AvH 2019» aguarda todo un universo. Un legado humanista, literario y científico fascinante, aún por descubrir para el hombre de hoy, cuando el género humano parece —una vez más— empeñado en obrar contra sí mismo, cavando aplicadamente fosas de olvido (en lugar de aplicarse en desenterrar la memoria sepultada) y demoliendo pilares civilizatorios por cuya conquista, en otras épocas, han quedado abiertos grifos de sangre.

«AvH 2019» es un buen ejemplo de cómo aprovechar en un sentido afirmativo y esperanzador las técnicas de un marketing que normalmente busca timarnos. Con esa fórmula se abarca todo el conjunto de publicaciones y actividades que han visto o verán la luz a partir de este año para conmemorar el 250 aniversario del nacimiento de Alexander von Humboldt (Berlín, 1769-1859).

Desde una aclamada exposición interactiva en el Jardín Botánico de Berna, que luego viajará por varios países de América Latina con el título de «Botánica en movimiento» hasta ediciones parciales de la obra gráfica de Humboldt (por primera vez se editan todos sus dibujos, croquis y mapas), un volumen con sus textos y dibujos sobre fauna o una amplia documentación sobre la relación de Humboldt con Suiza. Una idea de las dimensiones del proyecto puede tener el lector en este enlace: http://www.humboldt.unibe.ch/index.html.

Pero lo que corona esta paciente labor investigativa y compilatoria de varios años es la edición comentada, en nueve volúmenes, de todos los escritos dispersos del humanista prusiano (Ed. de Oliver Lubrich y Thomas Nehrlich). Es decir: todos aquellos textos que fueron publicados a lo largo y ancho del planeta en diferentes medios de prensa (Humboldt fue, quizás, el primer intelectual verdaderamente globalizado; sus méritos como creador de una red de contactos a nivel mundial en temas como la ecología, la política, las artes y las ciencias, la sociología, etc., serían motivo de sonrojo para muchos periodistas de hoy con un subutilizado acceso permanente a Internet). La editorial alemana dtv ya anuncia su publicación el día 16. 08.

Thomas Nehrlich

En esta ocasión los lectores de habla española no llegaremos con tanto retraso. Por uno de esos hermosos «azares concurrentes» (Lezama Lima), en la primavera de 2015, durante una estancia en la Casa de Traductores de Looren, quien esto firma fue a Berna a visitar a un viejo amigo y autor al que, unos años antes, le habían concedido la Cátedra de Literatura Alemana Contemporánea en aquella casa de estudios. Fue en esa ocasión que conocí el proyecto de editar todos los escritos dispersos de Humboldt (su «otro Cosmos», como lo denomina el propio profesor Lubrich) y se habló de la posibilidad de hacer una edición paralela en castellano. De regreso a la Casa de Traductores, le lancé la idea a Gabriela Stöckli, directora de esa institución, que de inmediato la acogió con gran entusiasmo y propuestas de apoyo concretas.

Varias cosas estaban claras desde el principio: para tal volumen de textos era necesario conformar un equipo de traductores y ese equipo debía estar integrado por traductores de América Latina.

En el invierno de 2017 llegó el esperado momento. Tres traductores —Laura Cecilia Nicolás (Argentina), Orestes Sandoval López (Cuba) y quien esto escribe— tuvimos la oportunidad de reunirnos durante una semana con los dos editores y su equipo de colaboradores y fijar las pautas de trabajo de traducción y edición de estos textos en español.

También pensamos que lo ideal era presentar el proyecto a una editorial latinoamericana, una casa editora del continente en el que Humboldt dejó esa huella que lo denota aún como el «segundo descubridor de América». (En un momento como el actual, en el que de nuevo cobra fuerza en España un revisionismo histórico que —como quienes en otras partes niegan el Holocausto— se empeña en negar la existencia de la más que documentada «leyenda negra», vale la pena leer algunas de las disquisiciones del barón Humboldt sobre el colonialismo español, las cuales inspiraron tantos movimientos libertarios en América Latina, al punto de que no podría entenderse buena parte del independentismo latinoamericano sin la labor —de palabra y de obra— del naturalista alemán.)

Herder, en México, nos pareció la casa editora ideal. No sólo había publicado ya otros trabajos relacionados con Humboldt, sino que su calidad (y su impecable tratamiento a la labor del traductor) había quedado demostrada en un volumen con los apuntes tomados por Harry Kessler a su paso por México en 1898.

De modo que AvH 2019 no sólo va a limitarse al ámbito de habla alemana. A partir del otoño contaremos, los lectores de habla española, con una primera muestra de la labor periodística y divulgativa del barón alemán. Su otro Cosmos. Un ejemplo de ética, rigor científico para su época, cooperación y visión de futuro. Porque, como bien ha dicho en Viena hace poco el editor Oliver Lubrich, estamos no sólo ante el primer ecologista, sino ante el primer intelectual que pensó en términos globales, en una época en la que todavía estaban formándose los tambaleantes egos nacionales.

Café Zartl (Viena), 22 de julio de 2019

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Άλλα δοκίμια, Άλλες μεταφράσεις. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ALEXANDER VON HUMBOLDT – ESCRITOS (VOLUMEN I)

  1. Muchas gracias, querido Mario, por la publicación en tu blog de la noticia. Está siendo un trabajo arduo, pero al menos queda esa leve satisfacción de estar haciendo algo con mucho sentido, desde distintos puntos de vista. Humboldt es un hombre con visión de futuro. Muchos de estos textos ahora disponibles en castellano son reveladores en ese sentido: es quizá el primero en tener una visión globalizada del mundo. Su aporte científico es, en términos ecológicos, por ejemplo, crucial: mientras que Linneo, muy en el espíritu de la Ilustración, se dedicó a hacer una clasificación de las plantas, por ejemplo, por un método de acumulación descontextualizada, Humboldt supera su idea y crea una “geografía de las plantas”, en las que las plantas ya no son más motivo de colección en un herbario, sino que están insertadas en un contexto concreto, climático, etc. Resulta curioso que un gran intelectual como Sánchez Ron, a la hora de definir a Humboldt, se decida por la mirada en retroceso (“el último renacentista”), cuando, en buena lid, Humboldt es el primer pensador de la globalización. Un fuerte abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s