SAVAS MIJAÍL: EL HORROR DE UNA PARODIA. TRES DISCURSOS SOBRE AMANECER DORADO

Este libro es un opúsculo de urgencia. Savas Mijaíl, su autor, es un ensayista, formado como médico, y traductor judío griego, activista político durante cincuenta años. Gracias a los desvelos de La Moderna Editora, los lectores hispanófonos tienen la oportunidad de leer un libro escrito con la lucidez y la urgencia de los acontecimientos de 2012, las elecciones de mayo y junio que posibilitaron, gracias a unos 300.000 votos, que Amanecer Dorado se convirtiese en la tercera fuerza (iba a decir política, pero creo que una organización nazi no merece tal caracterización) en el parlamento griego. El libro fue escrito entre finales de 2012 y comienzos de 2013.

Savas Mijaíl fue denunciado por Amanecer Dorado en 2012, el mismo año en que los nazis griegos entraron en el parlamento, por un texto de 2009 en el que incluía la consigna «El pueblo no olvida, ahorca a los fascistas». Mijaíl, después de admitirse a trámite la querella, fue absuelto junto con el rector de una universidad griega en cuyo servidor se publicó dicho texto (la foto de la solapa, de Marios Lolos, periodista que ha sufrido agresiones por parte de AD, recoge el momento de la salida de los juzgados tras la absolución). Pero esto muestra hasta qué punto Amanecer Dorado ha ganado adeptos en las instituciones del estado griego (con especial apoyo en la policía), formando parte de ellas solo para poder destruirlas más fácilmente. Continúa el juicio contra Amanecer Dorado, considerada organización criminal y responsable de agresiones y asesinatos, como el del rapero Pavlos Fyssas (Killah P) en 2013 a manos de un miembro de la organización nazi que sigue libre. La madre de Fyssas tiene que verlo cada vez que hay una sesión del juicio. A ella está dedicado un libro de Dimitris Psarás del que luego entresacaré unos cuantos datos para poner el libro de Mijaíl en contexto.

El libro es una llamada a la acción, a la autodefensa. Piensen que estamos ante una organización nazi (no neonazi), idea que defiende Psarás. Estamos hablando de una organización que tiene pelotones de asalto, que se dedican a apalear a inmigrantes, anarquistas, luchadores de la izquierda en general. Me contaba una amiga el caso de un conocido que se fue de Erasmus a Atenas y que vio cómo los nazis griegos entraban en un colegio mayor para apalear estudiantes. Mijaíl titula uno de las partes de uno de los discursos «¿Qué le vamos a hacer?». «Τι να κάνουμε;», la expresión original, denota tanto resignación como una búsqueda de resolución, de soluciones, y es precisamente en esa parte del discurso donde propone una acción común. La ironía con la que creo que utiliza esta expresión y que he hecho que se refleje en la traducción denota esa dualidad, nos quedamos quietos o reaccionamos.

Savas Mijaíl es un ensayista, filósofo y activista político judío griego. Enfatizo su judaísmo por lo que este representa en la trágica historia de Grecia, relacionada sobre todo con la década de los cuarenta del siglo XX.

Hace un año la revista Mozaika publicó mi traducción de una carta de Roby Varsano, un judío griego superviviente de la Shoah, tesalonicense. Importante este topónimo, por cuanto que en Tesalónica se concentraba la mayor población de judíos griegos. Insisto en esta denominación, porque en Grecia hay mucha gente que piensa que griegos son solo los cristianos ortodoxos, el extremo de cuyo pensamiento es la declaración de Amanecer Dorado sobre el judío dentro de cada cual que, según ellos, hay que exterminar. Hace unos años, el humorista Yimis Panusis cambió la cruz de la bandera griega por la hoz y el martillo. Imagínense las reacciones.

El 90% de los judíos tesalonicenses, de origen sefardita, fue asesinado por los nazis en sus campos de exterminio. Varsano y algunos otros, como los padres del escritor Albertos Nar, pudieron sobrevivir para contarlo y también para ver cómo muchos de sus conciudadanos tesalonicenses, griegos cristianos, habían colaborado con los nazis y se habían enriquecido con ello, llegando incluso a quedarse con sus propiedades y objetos personales, tal y como declaraba, en un histórico discurso de comienzos de 2018, Yannis Butaris, alcalde de Tesalónica; para ver también cómo Max Merten, el oficial nazi encargado de la detención y envío de los judíos de la ciudad a los campos de exterminio, era reconocido durante una impune estancia en la ciudad, después de haber terminado la II Guerra Mundial, detenido, juzgado, condenado y liberado al poco tiempo (Alemania nunca pagó indemnizaciones a Grecia por los sangrientos tres años de invasión nazi y chantajeó al país heleno con retirar inversiones de millones de marcos si seguía adelante con el proceso a Merten). Regresó a Alemania sin que pagara por sus crímenes. Butaris también menciona lo que ocurrió con el gran cementerio judío de la ciudad y la construcción de la Universidad Aristotelio, la más importante de la ciudad:

Se pregunta Butaris, un poco más adelante, cómo se tuvo que haber sentido Buena Serfatí cuando comprobó que el tendero que un día le vendió unos frutos secos utilizó como recipiente una página del ejemplar de la Torá perteneciente a su familia; cuando bien pudo haberse enterado de que el patio de la iglesia de Ayios Dimitrios se construyó con lápidas del cementerio judío de Tesalónica («material sin valor», según el arqueólogo Stilianós Pelekanidis, supervisor de dicha reconstrucción), destruido por los nazis y por griegos cristianos, funcionarios del ayuntamiento; cuando supo que el Hospital Ajepas y la Universidad Aristotelios se construyeron sobre una de las mayores necrópolis de Europa, el antiguo cementerio judío; cuando se enteró de que las lápidas que se dispusieron frente al cuartel general y en las inmediaciones del Teatro Real fueron utilizadas por el ayuntamiento de Tesalónica, en noviembre de 1948, para la construcción de calles y aceras, a pesar de las intensas protestas de la comunidad israelita, lápidas que se habían dispuesto públicamente frente a la Torre Blanca y en el recinto de la Exposición Internacional, incluso hasta diciembre de 1948; cuando vio a una joven griega cristiana, amiga de su familia, llevar con estilo un bolso de plata que era una reliquia familiar; cuando se enteró de que otra joven judía vio una alfombra de su familia en casa de una familia de cristianos; cuando supo que un libro judío, más adelante devuelto al Museo Hebreo, se hallaba en la biblioteca de la Hermandad Benéfica de Hombres de Tesalónica.

Los colaboracionistas griegos durante la invasión nazi del país son la referencia intelectual y política de Amanecer Dorado. Para eso he tenido que escribir una serie de prolijas notas al respecto. Mijaíl escribe para un público lector que conoce todo esto. Aquí apenas hay gente que conozca a Grivas, Tsaús, Papadópulos, a los llamados jites, que son aquellos que conforman el referente ideológico de la organización nazi Amanecer Dorado, aquellos que 18 años después del final de la guerra civil griega (1949) establecieron la Dictadura de los Coroneles.

Me refiero a una organización nazi, no neonazi, tal y como afirma Dimitris Psarás, periodista griego que ha escrito varios libros sobre Amanecer Dorado y sobre su líder, cuyo culto unitario es la razón de ser de todos los miembros de la organización. Desde 1980 el núcleo duro se identifica directamente con el nazismo. El mencionado libro de Psarás, publicado a finales de 2018, se titula El líder: el enigma de Nikos Mijaloliakos. Querría traducir y comentar brevemente algunos fragmentos de este libro, para que se puedan hacer una composición de lugar:

  • Uno de los documentos considerados fundacionales de la organización nazi ostentaba un sello rojo con el emblema que llevaba durante la década de los ochenta, el símbolo rúnico Wolfsangel (gancho de lobo), que llevaba a su vez la cuarta división acorazada de las SS, responsable de las matanzas perpetradas en Klisura y Dístomo, en Grecia, durante la invasión nazi del país heleno (1941-1944). Vid. p. 21.
  • Un poco más adelante, Psarás cita un texto de Mijaloliakos en el que se autodenomina, él por metonimia con respecto a toda la organización, «Εμείς, οι Έλληνες εθνικοσοσιαλιστές της Χρυσής Αυγής» («Nosotros, los griegos nacionalsocialistas de Amanecer Dorado); «Ο εθνικοσοσιαλισής Αρχιγός δεν είναι ο εκλεκτός της ολιγαρχίας του πλούτου ή του κόμματος», («El líder nacionalsocialista no es el elegido de la oligarquía de la riqueza o del partido», algo que entra en contraposición con la cita de Horkheimer: «Pero quien no quiera hablar de capitalismo debería callar también sobre el fascismo», tr. Eduardo Maura) y las afirmaciones de Mijaíl al respecto, que vincula nazismo con la solución final de la crisis, expresión que vincula su ideología con el exterminio del diferente, de los judíos, de los judíos del siglo XXI: inmigrantes, mujeres, grupos étnicos no griegos, religiones no cristianas, etc. Vid. p. 23.
  • Mijaloliakos: «El nacionalsocialismo alemán y la Nueva Europa de los Waffen SS era un mensaje luminoso que, en mi opinión, los griegos tendrían que haber recibido», p. 35. Mijaíl, en la página 23 de su libro, hace referencia a esta adoración de AD por el nazismo.
  • La traducción del alemán al griego juega, según prueba Psarás, un papel fundamental en la absoluta identificación de Amanecer Dorado con el nazismo. Psarás analiza un acta constitutiva de la organización, que muestra a las claras la ideología nazi de Mijaloliakos-Amanecer Dorado (algo que están intentando negar en el juicio que ya dura cinco años, acusando a Psarás de haberse inventado dicho documento). Da varios ejemplos de nomenclaturas utilizadas en la organización nazi griega que emanan directamente, por medio de la traducción, de términos nazis. Verbigracia: Αρχή του Αρχηγού / Führerprinzip; p. 31. Después de salir de la oficina del fiscal, donde negó toda relación con el nazismo, saludó a sus escasos partidarios con la consigna «Ζήτω η νίκη», en alemán «Sieg Heil». p. 35; Λαικός σύνδεσμος-Χρυσή Αυγή, el nombre que desde 1983 adquirió Amanecer Dorado, cuya primera parte es una traducción directa del alemán, Völkischer Bund, p. 37. ALIANZA POPULAR; Αγχιβασίην, Heidegger, p. 37. Vid. Heráclito, b122.
  • En las páginas 44-46, Psarás desgrana cómo Mijaloliakos, como líder supremo, es capaz, según le convenga, de negar toda relación tanto con la página web como con los periódicos de la organización nazi que dirige.
  • En la página 48, Psarás hace notar a los lectores la coincidencia entre el partido nazi (Max Amann) y Amanecer Dorado (Dimitrios Voyatsís) con respecto a la misma persona ostentando dos cargos distintos: responsable económico y encargado de las publicaciones del partido. Prueba, según el periodista griego, de que Amanecer Dorado, una vez más, sigue al pie de la letra la estructura del partido nazi de Hitler.
  • En la página 49, Psarás cita fragmentos de Mi lucha, de Hitler, y los compara con escritos de Mijaloliakos. Coincide el nazi griego con las críticas a las decisiones de la mayoría democrática en contraposición con el individuo que en solitario es capaz de llegar a las más altas cotas de poder (un dictador, en román paladino). Mijaloliakos sitúa también esta crítica a la mayoría en el emblemático año 1821. En la página 50, Mijaloliakos, copia de su disco duro, copia a Hitler en la afirmación de un único líder.
  • En la página 54, Psarás cita un fragmento de un texto encontrado en el disco duro de un ordenador de Uranía Mijaloliaku, hija del líder nazi griego, en el que escribe sobre una Tercera Civilización Griega que impediría la muerte del Helenismo (siendo la primera la Clásica y la segunda la Bizantina), clara referencia al Tercer Reich. Se refiere a su padre, en la página 55, como «Άνδρας Ερχόμενος» («Hombre del Futuro»), que librará a la Nación Griega de todo lo que la atormenta.
  • En las páginas 65-66, hay un texto de Mijaloliakos en el que pretende identificar a Amanecer Dorado con los lobos y Psarás lo relaciona directamente con la querencia de Hitler por dicho animal y por tres de los cuarteles (en Francia, Prusia oriental y Ucrania) que lo incluyen en su nombre.
  • En las páginas 69-70, citado por Psarás, Mijaloliakos habla, en un discurso que dio en 2010 ante una reducida representación de la organización nazi, de «los otros», en Tesalónica, que cogieron trenecitos (risas de los asistentes) para realizar un bello y encantador viaje a un hermoso lugar en el que pasarían sus vacaciones invernales, donde al final disfrutaron de sus experiencias metafísicas. Habla luego de que son luchadores, no bibliotecarios ni ratones de biblioteca, que van en contra de lo que llaman sionismo internacional y que le cortarán la mano a David antes de que pueda tirar la piedra a Goliat.
  • En la página 73, Psarás cita a Mijaloliakos hablando de lo feliz que sería si viviera en el 33 y fuera miembro del partido nazi. Luego declara que son nazis, sí, pero por Grecia, con Grecia por encima de todo.
  • En la página 80, Psarás utiliza un término, «υπάνθρωπος», que Mijaíl cita al principio de su libro y que es el que utilizan los nazis de Amanecer Dorado para referirse a los que no son como ellos: infrahumanas. Se refieren a los judíos (el antisemitismo es, como ya hemos visto anteriormente, un cimiento esencial en su organización), a los extranjeros y a los «grieguitos» («Η λέξη είναι μετάφραση από το λατινικό Graeculus που σημαίνει μικρός Έλληνας και η επινόηση του όρου αποδίδεται στον Κικέρωνα. Κατά τον Κικέρωνα οι Γραικύλοι ήταν μυθομανείς, έπλαθαν ιστορίες που δεν έχουν συμβεί, ανόητοι, ράθυμοι, πολυλογάδες που όλα τα ήξεραν και κόλακες»), con ese término Psarás refiere que se refieren a su vez a los griegos de izquierdas. Mijaíl cita a Trotski: «El antisemitismo es el arte de gobernar» (p. 39). Mijaíl titula uno de los discursos «Los infrahumanos de los inhumanos». En las páginas 32-35 desarrolla la explicación de este desprecio de AD por los que no son como ellos y hace alusión a una declaración de la organización nazi sobre el exterminio de los judíos y del judío dentro de cada cual, es decir, del diferente.
  • Páginas 83-84: dos ejemplos de la absoluta normalización de los símbolos de odio a la que se ha llegado en algunos medios en Grecia. 1) Ilías Kasidiaris, candidato a la alcaldía de Atenas, luce una cruz gamada tatuada en uno de sus brazos, sale en revistas del corazón en las que se habla, comentando dicha foto, de un estilo de vida interesante, y que se comenta al mismo nivel de interés que el cabello de una señora que acompañaba a Kasidiaris en una playa griega. Kasidiaris habla de un símbolo no nazi, sino relacionado con la Grecia antigua, queriendo parecer que ignora el hecho de que el propio Hitler diseñó ese símbolo que lleva tatuado en el brazo. La revista de las juventudes de Amanecer Dorado Αντεπίθεση publicó en 2007 fotografías de este tatuaje junto con las de otros similares, presuntamente griegos antiguos, bajo el epígrafe Tatoo 88. Ese número, en el argot neonazi, significa Heil Hitler (88=HH, siendo la h la octava letra del alfabeto alemán). 2) Una caricatura en la cubierta de una obra pseudocientífica de Ceódoros Kudunas (Liberalismo, el taimado enemigo de los pueblos), una imagen antisemita de un libro nazi para niños, Der Giftpilz (El champiñón venenoso), que servía de adoctrinamiento. El pie de foto reza así: «el Dios del judío es el dinero y en vistas a ganar dinero comete los peores crímenes». El criminal de guerra Julius Streicher, el más fanático propagandista del régimen nazi, fue el editor de dicho libro.
  • Páginas 93-95: la aceptación de la violencia ultraderechista por parte de un sector de la población e incluso por parte de un sector del arco constitucional hace que sean más atrevidos, puesto que tienen ese apoyo, aprovechándose de la existente xenofobia y del febril nacionalismo, mientras que grupos de izquierdas entran en directo conflicto con el estado. Los pelotones de asalto que menciona Mijaíl en la página 40, la cita de Arthur Rosenberg traducida por Jorge Seca.
  • En la página 102, Psarás escribe sobre el terrorismo de ultraderecha después del horario laboral, señalando la absoluta normalidad legal en la que se mueven este grupo nazi en contraposición con grupos terroristas y/o revolucionarios de izquierdas, anarquistas, que suelen vivir en la clandestinidad. Psarás utiliza la expresión “ocupación a tiempo parcial” en el segundo párrafo de la página.

Estos son datos que he traducido tras la lectura de un tercio del libro de Psarás. Es una mina de información que nos lleva, por ejemplo, a las relaciones de Amanecer Dorado con grupos neonazis españoles, italianos y portugueses desde la década de los setenta o la participación de Mijaloliakos y algunos de sus colegas en la matanza de la Escuela Politécnica en 1973, durante unas manifestaciones estudiantiles que supusieron el comienzo del fin de la Dictadura de los Coroneles.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Δικές μου μεταφράσεις. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s