JRYSTALA MAGANÍ – TRES POEMAS

Traducción y nota bio-bibliográfica: Mario Domínguez Parra

Salvador
 
Se quedó bajo sus labios
y agarró las palabras
con las dos palmas entreabiertas
y después las alzó
y depositó su vacío en la luz,
como si pegase detrás las teselas de la hostia
«éste es mi cuerpo».
Como si lo salvase…
 
Σώστης
 
Έμενε κάτω απ’ τα χείλια του
κι άρπαζε τις λέξεις
με τις δυο μισάνοικτες παλάμες
κι ύστερα τις σήκωνε
κι απίθωνε το κενό τους στο φως,
σα να κολλούσε πίσω τις ψηφίδες του άρτου
«τούτο εστί το σώμα μου».
Σαν να τον έσωζε…
 
 
 
Cuando regrese al lugar donde nací,
quiero que las nubes cubran
las huellas del sol,
para que así la humedad acompañe mis pasos
y para yo poder, incansable,
paso a paso
piedra a piedra,
desconchar los restos de mi memoria.
 

Del libro en prensa espigas.

 
 
Όταν ξαναγυρίσω εκεί που γεννήθηκα,
θέλω η συννεφιά να σκεπάσει
τ’ αχνάρια του ήλιου,
έτσι που η δροσιά τα βήματα μου να συντροφεύσει
και να μπορέσω ακούραστη
βήμα το βήμα,
πέτρα την πέτρα
της μνήμης μου τ’ απομεινάρια για να ξεφλουδίσω.
 

Από την υπό έκδοση συλλογή «στάχυα»

 
 
 
el cuervo y el árbol
 
En el mundo
el cuervo es el dolor
y el árbol el poeta
y en el poeta
duerme un río oculto.
El cuervo vuela, se repliega
ocupa altas copas allá en el bosque,
halla alimento y regresa a la tierra,
halla agua en el río secreto, bebe.
Por las noches regresa de nuevo al árbol
y sus graznidos devienen poema
y el mundo se hace más ancho
y el tiempo se hace más profundo.
 

el cuervo y el árbol, 2010

 
το κοράκι και το δέντρο
 
Μέσα στον κόσμο
το κοράκι είναι ο πόνος
και το δέντρο ο ποιητής
και μέσα στον ποιητή
κοιμάται ένα κρυφό ποτάμι.
Πετάει το κοράκι, αναδιπλώνεται
πιάνει κορφές εκεί ψηλά μέσα στο δάσος,
βρίσκει τροφή και γυρνάει στο χώμα,
βρίσκει νερό στο μυστικό ποτάμι, ξεδιψά.
Τις νύχτες γυρνάει ξανά στο δέντρο
και γίνονται οι κραυγές του ποίημα
και γίνεται ο κόσμος πιο πλατύς
κι ο χρόνος γίνεται βαθύτερος.
 

«το κοράκι και το δέντρο», 2010

 

Nota biobibliográfica

«Nací en 1970 y soy refugiada, procedente de la región de Kerynia (Chipre). Estudié Arqueología en la Universidad “Aristotelio” de Salónica. Actualmente trabajo como profesora de secundaria, en Nicosia.

»En nuestra familia hay un desaparecido cuyos huesos se encontraron en 2010 en Kerynia. Fue ejecutado a sangre fría por los turcos.

»Soy autora de los libros de poemas manos de barro (πήλινα χέρια, 2004), la voz (η φωνή, 2007), té del amor del lamento (της αγάπης τζαι του καμού, 2008), escapatoria (διέξοδος, 2010), el cuervo y el árbol (το κοράκι και το δέντρο, 2010) y amnistía (αμνηστία, 2012)».

Su blog: http://xrymapoems.blogspot.com.es/

ANDREAS EMBIRIKOS – SEBO

 
 
 
Traducción: Mario Domínguez Parra

Del libro País interior (1934-1937), [ΕΝΔΟΧΩΡΑ (1934-1937), Αθήνα, Εκδόσεις Άγρα, 1997].

 
 
 
                                       SEBO
 
                                                                         A Nikos Engonópulos
 
La balanza se inclina en favor de lo que deseamos
Según la interpretación que le demos
Cada vez que ganamos a los dados.
 
Y contempla, de nuevo ganamos
Ya que los dados cayeron sobre el vientre de una mujer
De una mujer desnuda y dormida
Tras el baño sobre la arena.
 
Esta mujer como cuenta la leyenda
Tuvo el coraje de cruzar sola
Desnuda con el sebo de los nadadores sobre el cuerpo
Un mar extenso e hinchado
Por los suspiros de placer de muchos ángeles.
 
 
                                   ΣΤΕΑΡ
 
                                                           Στὸν Νίκο Ἐγγονόπουλο
 
Ἡ πλάστιγξ κλίνει ἐκεῖ ποὺ προτιμᾶμε
Κατὰ τὴν ἑρμηνεία ποὺ τῆς δἰνουμε
Κάθε φορὰ ποὺ ἐπιτυγχάνουμε στὰ ζάρια.
 
Καὶ ιδοὺ ποὺ ἐπιτυγχάνουμε καὶ πάλι
Ἀφοῦ τὰ ζάρια πέσαν στὴν κοιλιὰ μιᾶς γυναικὸς
Μιᾶς γυναικὸς γυμνῆς καὶ κοιμωμένης
Κατόπιν κολυμβήσεως στην ἄμμο.
 
Αὐτὴ ἡ γυναῖκα καθὼς λὲν οἱ θρῦλοι
Εἶχε τὸ θάρρος νὰ περάσῃ μοναχή της
Γυμνὴ μὲ στέαρ τῶν κολυμβητῶν στὸ σῶμα
Μιὰ θάλασσα πλατειὰ καὶ φουσκωμένη
Ἀπὸ τοὺς στεναγμοὺς τοῦ γλυκασμοῦ πολλῶν ἀγγέλων.
 
 

JEROME ROTHENBERG – TRES POEMAS

 

Traducción y nota preliminar: Mario Domínguez Parra

Jerome Rothenberg (1931), poeta, ensayista, antólogo, antropólogo, folclorista y traductor estadounidense, recopiló en este volumen, Rescates, 55 años de actividad poética dispersa (textos inéditos o poco conocidos). Incluye, además de poemas de formas y temáticas diversas (el judaísmo, las antiguas culturas del continente americano; además de homenajes literarios a Ezra Pound o a Haroldo de Campos), cuatro obras de teatro.

Jake Marmer escribió una reseña sobre este libro.

En España hay dos traducciones editadas de su obra: Poemas para el juego del silencio (traducción de Mercedes Roffé, Germania, 2004) y Siembra y otros poemas (traducción de Antonio Díez Fernández, Baile del Sol, 2010).

Roffé tradujo además una amplia selección de su poesía, con el título El trabajo del sueño. Antología (Buenos Aires, Hilos Editora, 2013). Se puede leer algunas de sus traducciones aquí.

Manuel Brito, en su editorial Zasterle Press (La Laguna, Tenerife), que se dedica a publicar libros originales de poetas anglófonos, publicó un libro de Rothenberg, Lorca Variations (199o). Kadle Books (La Laguna, Tenerife) publicó también sus 25 Caprichos after Goya (2004).

Recuerdo de los seneca
 
En la vieja casa de Harry Watt
sobre el río Allegany
Leo Cooper me dice:
«Podría haber sido el primer
»rabino indio
»estadounidense   si no fuera por mi amor
»por el cerdo».
 
                                                          ca. 1972, Salamanca, NY.  
 
A Seneca Memory
 
At Harry Watt’s old place
above the Allegany River
Leo Cooper tells me:
“I could have been the first
“American Indian
“rabbi     were it not for my love
“of pork
 
                                                           c. 1972, Salamanca NY
 
Dos poemas célicos
 
1
el cielo es un gran
animal
                        vivimos
bajo su lengua
 
2
mi lengua es un gran
animal
                        rugiendo
es como vemos el cielo
 
Two Sky Poems
 
1
the sky is a large
animal
                we live
under its tongue
 
2
my tongue is a large
animal
                grunting
is how we see the sky
 
 

XENIA KAKAKI – TRES POEMAS

 
 
Traducción y nota bio-bibliográfica: Mario Domínguez Parra
 
ORFANDAD
 
Sus miedos junto con sus esperanzas
desaparecieron
al mirar la lluvia
toda la noche
todo huyó
con el agua
estigmas blancos sobre fondo negro
estrellas blancas sobre cielo oscuro
así se quedó huérfano
huérfano
de
v
i
d
a.
 
ΟΡΦΑΝΙΑ
 
Οι φόβοι του και μαζί οι ελπίδες του
εξαφανίστηκαν
κοιτάζοντας τη βροχή
όλη νύχτα
όλα έφυγαν
μαζί με το νερό
άσπρα στίγματα σε μαύρο φόντο
λευκά αστέρια σε σκούρο ουρανό
έτσι απέμεινε ορφανός
από
ζ
ω
ή.
 
PALABRAS E IMÁGENES
 
Que guardé en ti
mientras el sol me toque y me caliente
yo te encontraré
y en tus ojos oiré y veré
una y otra vez
dulcemente
nostálgicamente
todo cuanto guardé en ti.
Palabras e imágenes que guardé en ti.
 
ΛΕΞΕΙΣ ΚΑΙ ΕΙΚΟΝΕΣ
 
Που φύλαξα μέσα σου
όσο ο ήλιος με ακουμπάει και με ζεστάινει
εγώ θα σε βρίσκω
και στα μάτια σου θα ακούω και θα βλέπω
ξανά και ξανά
τρυφερά
νοσταλγικά
όλα όσα φύλαξα μέσα σου
Λέξεις και εικόνες που φύλαξα μέσα σου.
 
ABISMO
 
Algunas veces llego hasta el abismo
y me quedo pasmado con la bella vista.
Alguna vez un resplandor deslumbrante
me quema de repente los ojos
siempre creo que me quema los ojos
no veo.
El resplandor captura mis pestañas
y ellas reflectantes se disparan crecen
crecen más y más
se extienden como redes
y abrazan el abismo.
Vencedor y derrotado
paso horas así allí
sin poder
irme.
 
ΑΒΥΣΣΟΣ
 
Μερικές φορές φθάνω ως την άβυσσο
και χαζεύω την όμορφη θέα.
Κάποτε μια εκτυφλωτική λάμψη
μού καίει ξαφνικά τα μάτια
πάντα νομίζω ότι μου καίει τα μάτια
δεν βλέπω.
Η λάμψη αιχμαλωτίζει τις βλεφαρίδες μου
και αυτές αντανακλαστικά εκτινάσσονται μεγαλώνουν
μεγαλώνουν κι άλλο κι άλλο
απλώνονται σαν δίχτυα
και αγκαλιάζουν την άβυσσο.
Νικητής και ηττημένος
περνάω ώρες έτσι εκεί
μην μπορώντας
να φύγω.

 

Nota bio-bibliográfica

La poeta y traductora griega Xenia Kakaki (Atenas, 1978) estudió lengua y cultura españolas en Ελληνικό Ανοιχτό Πανεπιστήμιο y continuó sus estudios de doctorado (traducción y traductología) en la Universidad de Atenas. Traduce del español al griego y del griego al español. Estos poemas pertenecen a su primer libro, Puzle de micropoemas (Μικροποιημάτων παζλ, Εκδόσεις Γαβριηλίδης, 2012).

Mantiene el blog http://a-lyr.blogspot.com.es/.

 

LORD BYRON Y VENEZUELA: UNA CARTA

Traducción y nota preliminar: Mario Domínguez Parra

Me gustaría publicar durante este año algunas de mis traducciones de la obra de Byron, tanto de cartas como de poemas (los más breves que el poeta incluyó en Hours of Idleness y Hebrew Melodies). No es la primera carta del poeta inglés que traduzco, pero decidí publicar esta misiva primero por lo curioso de su contenido. Nada sabía yo de este proyecto que habría cambiado radicalmente la vida y la obra de Byron, si hubiese conseguido llevarlo a buen puerto.

En la edición del epistolario (una selección) de Byron que manejo para esta traducción (edited and selected by R.G. Howarth, introduction by Andre Maurois, Everyman’s Library, 1966, pp. 232-233) me he encontrado con pequeñas joyas. No es la de la portada que incluyo aquí, pero ésta me lleva a la traducción que Eduardo Mendoza llevó a cabo a partir de la selección que hizo Jaime Gil de Biedma:

142. A JOHN CAM HOBHOUSE

Venecia, 3 de octubre de 1819

QUERIDO HOBHOUSE,

Escribí a Murray la semana pasada, rogándole que te tranquilizara con respecto a mi salud y mi cordura, hasta donde sé, por ahora. En Bolonia estuve de mal humor, a causa tanto de mi salud como de mi ánimo. Aquí, por fin, mi salud es buena.

Mi proyecto sudamericano, del que creo que te hablé (puesto que lo mencionas) era éste. Por los párrafos incluidos[1] me di cuenta de que se harán ofertas ventajosas a los colonos del territorio venezolano. Mis asuntos en Inglaterra están casi finiquitados o en camino de estarlo; en Italia no tengo deudas y podría marcharme cuando quisiese. Los angloamericanos son demasiado burdos para mí y su clima demasiado frío, y preferiría a los otros. Podría pronto lidiar con la lengua española. Ellice[2] u otros podrían darme cartas de recomendación para Bolívar y su gobierno y, si allí se alienta a hombres de pocas posesiones, o de ninguna, seguramente con mis ingresos actuales y –si pudiese vender Rochdale[3]– con algún capital podrían soportarme allí como terrateniente, o al menos como arrendatario, y si es posible y legal, como ciudadano. Ojalá pudieses hablar con Perry, del M[orning] C[hronicle] –que es su gacetero– sobre el tema, y pedirle no dieciocho peniques, como Jeremy Diddler[4], sino información sobre el tema. Te aseguro que me he tomado muy en serio esta idea y que la intención me ha rondado la cabeza durante mucho tiempo, como verás por el raído estado del anuncio.

Debería ir allí con mi hija natural, Allegra –que ahora tiene casi tres años y está conmigo–, y sentar la cabeza de una vez por todas.

No estoy cansado de Italia, pero aquí un hombre tiene que ser chichisbeo[5], cantante en duetos y conocedor de la ópera –o nada–. He hecho algunos progresos en estos logros, pero no puedo decir que no sienta la degradación. Mejor ser un plantador inepto, un colono incómodo; mejor ser cazador o cualquier cosa que adulador de violinistas y portador de los abanicos de una mujer. Me gustan las mujeres –bien lo sabe Dios– pero cuanto más se manifiesta su sistema aquí, ante mí, peor me parece, después de Turquía también; aquí la poligamia está totalmente del lado femenino. He sido intrigante, marido, proxeneta y ahora soy Cavalier Servente, ¡por Dios bendito! Es una extraña sensación. Tras haber pertenecido, por mi cuenta y por cuenta de otros países, a las partes intrigantes, casadas y vigilantes de la ciudad –sin lugar a dudas, un acuerdo honesto es lo mejor, y también lo he tenido y lo tengo–, aquéllos esperan que sea de por vida, por tanto, me imagino que excluyen la longevidad. Pero seamos serios, si es posible.

No debes hablarme de Inglaterra, eso está fuera de discusión. Allí tenía casa y tierras, mujer e hija, y nombre –antaño–, pero todas estas cosas se han transmutado o han sido confiscadas. De los últimos, y mejores, diez años de mi vida, casi seis los he pasado fuera. No siento amor por mi tierra después del trato que recibí antes de dejarla por última vez, pero no la odio lo suficiente como para desear tomar parte en sus calamidades, puesto que en ambos bandos se debe causar daño antes de que el bien pueda acumularse; las revoluciones no se van a hacer con agua de rosas. Mi gusto por las revoluciones ha amainado, junto con mis otras pasiones.

Sin embargo, quiero un país, y un hogar y –si es posible– que sea libre. No tengo todavía treinta y dos años. Todavía podría ser un ciudadano decente y encontrar una casa y una familia tan buena como –o mejor que– la anterior. Podría en todo caso mantenerme ocupado de manera racional, mis esperanzas no son altas ni mi ambición vasta, y cuando decenas de miles de mis compatriotas se dedican a colonizar (como los griegos de la antigüedad en Sicilia e Italia) por tantas causas, ¿parece mi idea visionaria o irracional? No hay libertad en Europa –eso es seguro–; es además una porción raída del globo terráqueo. De lo que me alegraría es de tener información sobre el incentivo, los medios requeridos y lo que se consiente; y sobre cuál sería mi posible recibimiento. Perry, Ellice o muchos mercaderes podrían darte información al respecto para mí. No iré allí de viaje, sino a fijar mi residencia. No te rías de mí; lo harás, pero te aseguro que hablo muy en serio si la cosa fuese realista. No quiero tener nada que ver con proyectos bélicos, sino que quiero ir allí como colono y si es como ciudadano mejor que mejor; mi propio gobierno no me denegaría, creo yo, el permiso, si saben lo que les conviene; los tipos como yo no son un desiderátum para Sidmouth[6] por ahora, creo. Escríbeme a Venecia. Debería por supuesto desplazarme a Liverpool o a alguna ciudad de tu costa para conseguir el pasaje y recibir mis credenciales. Créeme,

                                                                                                                Siempre tuyo,
                                                                                                                                          BYRON.

[1] Recortes de periódico (nota del editor).

[2] Se refiere a Edward Ellice (1783-1863), un comerciante y político británico (nota del traductor).

[3] Uno de los títulos nobiliarios de Byron era el de barón de Rochdale (nota del traductor).

[4] En Raising the Wind, de Kenney (hasta aquí, la nota del editor). Jeremy Diddler es un personaje de Al alzarse el viento, una farsa en dos actos del dramaturgo británico James Kenney (1780-1849), de 1803, que tuvo mucho éxito. Se llama así a cualquier persona que constantemente pide dinero prestado con trucos. VidThe Free Dictionary (nota del traductor).

[5] Byron se refiere al acompañante o amante de una mujer casada, con frecuencia con el consentimiento del marido. Se dice que Byron fue chichisbeo de la Contessa Teresa Gamba Guiccioli. También llamado «Cavalier Servente». Sobre la incierta etimología de la palabra, vid Oxford English Dictionary (nota del traductor).

[6] Henry Addington, vizconde de Sidmouth, era Ministro del Interior (nota del editor).

YANNIS RITSOS – ATENAS, 1970

Traducción y nota preliminar: Mario Domínguez Parra

Comienzo aquí a publicar traducciones de poemas de Yannis Ritsos (1909-1990). He elegido el volumen cuya imagen encabeza esta entrada, que incluye poemas escritos entre 1963 y 1972, poco antes y durante la Dictadura de los Coroneles (1967-1974). Este poema pertenece al libro ΔΙΑΔΡΟΜΟΣ ΚΑΙ ΣΚΑΛΑ (Pasillo y escalera), de 1970. Espero ir publicando más poemas breves de este libro.

 
Atenas, 1970
 
                                               A Paola y David
 
Por estas calles
las personas caminan; las personas
se apresuran, se apresuran
a irse, a huir (¿de dónde?)
a llegar (¿a dónde?) –no sé–; no rostros;
aspiradoras eléctricas, botas, cajones
se apresuran.
 
Por estas calles, antaño,
habían pasado con grandes banderas
y tenían voz (lo recuerdo, la escuché),
voz audible.
 
Ahora
andan, corren, se apresuran
inmóviles en su prisa;
pasa el tren, entran, se hacinan;
semáforo verde, rojo;
el portero tras los cristales;
la prostituta, el soldado, la carnicería;
la pared es cenicienta,
más alta que el tiempo.
No ven ni las estatuas.
 
Ἀθήνα 1970
 
Σ’ αυτούς τούς δρόμους
ἄνθρωποι περπατοῦν· ἄνθρωποι
βιάζονται, βιάζονται
νά φύγουν, νά ξεφύγουν (ἀπό ποῦ;)
νά φτάσουν (ποῦ;) – δέν ξέρω, – ὄχι πρόσωπα –
σκοῦπες ἠλεκτρικές, μπότες, κιβώτια –
βιάζονται.
 
Σ’ ἀυτούς τούς δρόμους, ἄλλοτε,
εἶχαν περάσει μέ μεγάλες σημαῖες,
κι εἶχαν φωνή (θυμᾶμαι, τήν ἄκουσα)
φωνή ἀκουστή.
 
Τώρα,
βαδίζουν, τρέχουν, βιάζονται,
ἀκίνητοι μές στή βιασύνη τους –
περνάει τό τραῖνο, μπαίνουν, συνωθοῦνται·
πράσινο, κόκκινο φανάρι·
ὁ θυρωρός πίσω ἀπ’ τά τζάμια·
ἡ πόρνη, ὁ στρατιώτης, τό κρεοπωλεῖο·
ὁ τοῖχος εἶναι σταχτής,
πιό ψηλός ἀπ’ τό χρόνο.
Οὔτε τ’ ἀγάλματα δέ βλέπουν.
 
 

STEPHEN ELLIS – DOS POEMAS MÁS

 

Traducción: Mario Domínguez Parra

 
Exchange           
             
I wrote to her
a rural song

that she along
the shore would

plunge and rise
to meet these

lips that to her
sung at last

that longed to see her
shine. The moon

departed in her
wake as she

entertained the wet,
and, as pollen

scented from a rose,
left her salt behind

to shimmer
among green waves.
 

Intercambio
 
Para ella escribí
una canción rural
 
que por la orilla
hundiría
 
y alzaría
para hallar
 
estos labios
que para ella
 
al fin cantaron  
que anhelaban
 
verla brillar.
La luna
 
partió en su
vigilia al ella
 
actuar ante
la humedad y,
 
como perfume de rosa,
dejó atrás su sal
 
para vibrar
entre olas verdes.
 
 
Anaximander
 
Good times were
in store: Honey,

turkeys, mangoes
and guava. Xocoatl,

black beans
and fat tomatoes.

Jaguar sun, moon
dents and maize.

Steam baths
that resulted in

saffron pink
nights and don’t-

expect-me-to-
wake-too-soon

narcotica among
green leaves

and the scent of
pussy and sweet

cenotes at midnight.
Before the war

we called it Oz.
More lately, it is

all that’s rumored
to thrive outside of

solitary confinement,
and “we’ll let you

out soon enough,
after we make you

scarce.” No, thank you.
I want to

feel the crush
of pleasure in

the pleasure of
being free, disarmed

and crushed
against everything.

Crushed against
everything: That

is what I want to
be. Just where it is.

I want to be crushed
exactly, where I am.
 

Anaximandro
 
Buenos tiempos
nos esperan: Miel,
 
pavos, mangos
y guayabos. Xocoatl,
 
caraotas
y gordos tomates.
 
Sol jaguar, marcas
de luna y maíz.
 
Baños de vapor
que terminaron en
 
noches de azafrán
rosado y no-
 
esperes-que-me-levante-
demasiado-temprano
 
narcosis entre
hojas verdes
 
y el perfume a
coño y a dulces
 
cenotes a medianoche.
Antes de la guerra
 
lo llamábamos Oz.
Después, es
 
todo lo que se
rumorea crece
 
con fuerza fuera
del aislamiento,
 
y «te dejaremos
salir pronto,
 
tras dejarte
diminuto».
 
No, gracias
Quiero
 
sentir la turba
del placer
 
en el placer de
ser libre, inerme
 
y aplastado
sobre todo.
 
Aplastado
sobre todo: Eso
 
es lo que quiero
ser. Justo donde es.
 
Quiero ser aplastado
con rigor, donde estoy.