STEPHEN ELLIS – DOS POEMAS

Stephen Ellis 
 
Traducción y nota bio-bibliográfica: Mario Domínguez Parra
 
 
 
Scarecrow
 
Weather is
between “self”
 
and “star”
maybe at
 
the level of
my waist.
 
The muzzy
area around
 
my groin
is perpetual
 
rain. Since
my feet are
 
in heaven,
my droplets
 
gravitate
away from
 
earth, slide
down my
 
pale legs
and pool up
 
under my
toes, so that
 
I am walking
on water.
 
The earth is
dry, and forms
 
by gravity
that gathers
 
the light
reflected from
 
my wet feet
about it,
 
my intellect
with its
 
dirt, where
there, things
 
that can
grow, grow.
 
 
Espantapájaros
 
El tiempo está
entre «ser»
 
y «estrella»
quizás al
 
nivel de
mi cintura.
 
La parte opaca 
en torno a
 
mi ingle
es lluvia
 
perpetua. Ya
que mis pies
 
están en el cielo,
mis gotitas
 
gravitan
lejos de la
 
tierra, resbalan
por mis
 
pálidas piernas  
y desembocan
 
bajo mis
dedos, así que
 
camino
sobre agua.
 
La tierra está
seca, y forma
 
por la gravedad
que reúne
 
la luz
que reflejan
 
mis pies mojados,
que la circundan,
 
mi intelecto
con su
 
mugre, donde
las cosas
 
que pueden
crecer, crecen.
 
 
Privilege
 
Position on
the planet (44.26
 
north latitude,
same as
 
Bucharest
and one degree
 
either way, from
Milano and Nice).
 
But where
among movements of
 
stars, star systems,
planets? Where
 
on the sexual
calendar, where
 
in the overall
quantification of
 
acts, where
in the fire necessary
 
to burn out the core
of flag consciousness?
 
The People are
wearing big coats
 
against the cold,
or that “position”
 
in anything seems
frozen and saved
 
for “later,” typically
we’ll take care of
 
your hunger
after we’ve eaten.
 
Sparks are light,
buffeted about by
 
wood smoke, who
in adventure are
 
brief. Stars
stay somehow
 
in the sky, but
sparks cum pale
 
ash is always
drawn to earth.
 
It is a gravid
act, to smear them
 
(with oil) on
your own repentant
 
face. (Blackberry
juice will always
 
look good, smeared
across white
 
buttocks or on
the hind of a blank
 
sheet of paper.
(Faces soaked with
 
invisible semen:
Guilt is something
 
that can be seen
only in the force of
 
its compulsions come
elsewhere. To
 
derive satisfaction
from the pitiless
 
spark of sex, is to
find strength in
 
the vagarey of
instant heat among
 
the frieze of
a city’s recent
 
trash, and the silk
carcasses of
 
patented
predators whose
 
policy is to find
the scorch behind
 
pale dusk and dawn,
and stick our common
 
hopelessness with
the shiv that carves
 
the form of
our singularity,
 
owed to the permission
that lets
 
others contrive
their viral gods
 
within the flesh of
our selfless possession.
 
Privilegio
 
Posición sobre
el planeta (44.26″
 
latitud norte,
igual que
 
Bucarest
y un grado
 
a ambos lados, desde
Milán y Niza).
 
¿Pero dónde
entre movimientos de
 
estrellas, sistemas solares,
planetas? ¿Dónde
 
en el calendario
sexual, dónde
 
en el conteo
total de
 
actos, dónde
en el fuego necesario
 
para extinguir el núcleo
de conciencia banderiza?
 
El Pueblo lleva
grandes abrigos
 
para el frío,
o esa «posición»
 
en cualquier cosa parece
congelada y guardada
 
para «más tarde», para variar
nos ocuparemos de
 
tu hambre después de
que hayamos comido.
 
Las chispas son luz,
que el humo de la madera
 
esparce, que en
la aventura son
 
breves. Las estrellas
resisten de algún modo
 
en el cielo, pero
las chispas se corren pálidas
 
la ceniza está siempre
atada a la tierra.  
 
Es un acto
grávido untarlas
 
(con aceite) sobre
tu propio rostro
 
contrito. (El jugo
de moras siempre
 
tendrá buen aspecto,
untado sobre blancas
 
nalgas o sobre
la trasera de una
 
hoja en blanco.
(Rostros que chorrean
 
semen invisible:
La culpa es algo
 
que puede verse
sólo en la fuerza de
 
sus compulsiones, que
afluyen en otro sitio.
 
Obtener satisfacción
de la inmisericorde
 
chispa del sexo
es hallar fuerza en
 
el capricho del
calor instantáneo entre
 
el friso de
la basura reciente
 
de una ciudad, y
las carcasas de seda de
 
predadores
patentados cuya
 
política es hallar
la quemadura tras
 
el pálido crepúsculo
y el alba, y clavar
 
nuestra común angustia con
la faca que talla
 
la forma de
nuestra singularidad,
 
deudora del permiso
que deja
 
que otros ideen
sus dioses virales
 
en la carne de
nuestra posesión sin ser.
 

Nota bio-bibliográfica

El poeta Stephen Ellis (1950, http://proposia.blogspot.com/) es autor de los libros The Long and Short of It (Spuyten Duyvil, 1999), Interface (Jensen/Daniels, 1999), White Gravity (PNY/MEB, 1999), A Natural History of Suchness (Auguste Press, 2001) y Opulence (Theenk Books, 2010). Desde 1992 hasta 1996 co-editó 26 números de la revista :that: y desde entonces ha sido director de publicaciones en Oasis Press. Ellis publicó estos poemas en su blog, en noviembre de 2010. Vive en la pequeña ciudad de Montpelier, en el estado de Vermont (44 grados, 15 minutos, latitud norte), EE.UU., donde caen muchos copos de nieve en invierno, hay muchas montañas, muchos árboles y muchas mujeres hermosas, y donde la temperatura (del aire y de algunas de las mujeres) oscila periódicamente entre -35º C y 35º C. La moral, en relación con esto, está normalmente más alta que la registrada elevación geológica de 160 metros. Declaración de intenciones: para la poiesis, el queso fuerte es una obligación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Δικές μου μεταφράσεις. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s