NASOS VAYENÁS – BORGES EL KAVAFIANO

Traducción, epílogo y nota: Mario Domínguez Parra

Borges es el único poeta kavafiano. Esta caracterización no se basa por supuesto en la (casi) ausencia de la mujer en su obra (además, esta ausencia se debe a diferentes razones). Borges es el único poeta kavafiano porque es el único, además de Kavafis, que escribe poemas con un lenguaje que se opone a la poesía. Kavafis escribe poesía con el lenguaje de la narrativa. Borges escribe poesía con el lenguaje del ensayo. Me refiero por supuesto a su obra narrativa, porque los cuentos de Borges, como nos muestra su regusto final, son en realidad poemas, poemas en prosa (sus mejores poemas). Es otro tipo de poesía en prosa, diferente de aquél al que estamos acostumbrados, pero los poemas de Kavafis son otro tipo de poesía en verso.

La principal característica de Borges es la que hace que Kavafis desvele su propio poeta intelectual: la ausencia de expresión «emocionada»; o, utilizando el término de Seferis sobre Kavafis: la ausencia de «sensualidad» lingüística. Dicho esto, su lenguaje, como el de Kavafis, actúa emocionalmente, con resultado similar al de la expresión emocional. Y lo que hace que el lenguaje de ambos genere poesía es un elemento que funciona con todas las capacidades de un factor prosódico: la ironía. En Borges y en Kavafis este elemento se expande más que en ningún otro; tanto se expande que resulta ser el centro de su mecanismo poético. Para ser exactos, es la ironía la que desplaza la sensualidad de su lenguaje, condensándolo y reprimiéndolo tras las palabras. Porque la ironía funciona principalmente con la insinuación y la supresión; no con lo que parece sino con aquello que se sugiere. Y aquello que se sugiere en Borges y en Kavafis es una red concentrada de situaciones dramáticas y trágicas que, si emergiese, entera y no condensada, a la superficie del poema y solicitara expresarse, requeriría la sensualidad de la lengua poética común.

En realidad emerge entera, pero en la sensibilidad del lector, donde se condensa y actúa instantáneamente. En la superficie del poema la ausencia de emoción, un vacío emotivo, permanece imperturbable. O, para describirlo más vívidamente, este vacío atrapa con fuerza al lector en el poema (vacuum in natura non datur) situándolo –a través de alguna de sus muchas y camufladas aberturas– en su parte trasera; allí donde se dramatizan (en la débil aunque sugerente luz que llega de fuera) todos aquellos detalles esenciales que son causas o consecuencias (reales o posibles) de todos los que se desarrollan en la fachada del poema.

Borges y Kavafis son, por lo que yo sé, los únicos poetas cuyo lenguaje podría denominarse lenguaje irónico.

Epílogo

La nota «Borges y Kavafis» se incluye en su libro El velo de la diosa: notas sobre poesía y crítica (1988). Vayenás ya había desarrollado el tema de la ironía en la obra de Jorge Luis Borges en el libro Borges en Creta («Ο Μπόρχες στην Κρήτη», Atenas, Stigmí, 1985). El motivo de su publicación: la Facultad de Filosofía de la Universidad de Creta otorgó al escritor argentino un Doctorado Honoris Causa. En dicho libro, además del discurso introductorio de G.M. Sifakis, del breve discurso de agradecimiento de Borges traducido al griego (lo dio en inglés) y de tres textos suyos (los sonetos «Everness» y «Spinoza», en español y en griego, y el texto narrativo «Borges y yo», todo en la traducción de Dimitris Kalokyris), se incluye un ensayo de Vayenás que leyó para la ocasión, «Borges y el laberinto de la ironía». En la nota a pie de página nº 9 de dicho ensayo, Vayenás escribió lo siguiente: «Uno de los factores de la expresión irónica de Borges y Kavafis parece ser su común estudio de la obra de escritores ingleses del siglo XIX. Pero la peculiaridad de esta expresión se configuró en mayor medida, creo, a partir de su mirada histórica. Un poeta que mira la vida a través del prisma de la perspectiva histórica tiene ante él un ámbito más amplio, que le ofrece mayores oportunidades para discernir la profundidad y la complejidad de sus contradicciones, que un poeta que ve la vida de manera sincrónica. Y la mirada irónica se agudiza cuando observa la historia desde la perspectiva de una de sus descripciones, como la de Gibbon. Su estudio Historia de la decadencia y caída del imperio romano, del que con tanto esmero gozaron Borges y Kavafis, es, creo, uno de los importantes factores de la configuración de la mirada histórica de ambos. Y no me refiero solo a los temas que los dos poetas extrajeron de Gibbon. Me refiero también al tono de la expresión de Gibbon, un tono que, junto con otros elementos, hace que Historia de la decadencia y caída del imperio romano se lea hoy en día no tanto como historia sino más bien como literatura. Las similitudes entre Borges y Kavafis no se deben a una relación de influencia. Borges, como él mismo dice, “leyó” versos de Kavafis cuando ya se había quedado ciego, porque las traducciones de poemas de Kavafis tardaron en aparecer en español» (op. cit., pp. 33-34).

 

Nota bio-bibliográfica

Nasos Vayenás (1945) es un poeta, traductor, crítico y filólogo griego nacido en Drama. Estudió filología griega en la Universidad de Atenas y filología italiana en la Universidad de Roma, donde se doctoró con una tesis sobre la obra de Yorgos Seferis. En sus escritos críticos se ha ocupado de temas como la prosa griega del siglo XIX, el modernismo griego, la teoría de la literatura y temas de traducción literaria. Ha estudiado en profundidad las obras de Seferis, Kostas Karyotakis y Andreas Kalvos. Como traductor ha publicado en griego textos de Robert Burns, Kimon Friar, Max Frisch y Giuseppe Tomasi di Lampedusa. Entre sus libros de poemas destacan Biografía (1978), Las rodillas de Roxana (1981), Odas bárbaras (1992), Baladas oscuras y otros poemas (2001) y Stéfanos (2004). Ha escrito también libros de ensayo: El poeta y el bailarín: un examen de la poética y la poesía de Seferis (1979), El laberinto del silencio: ensayo sobre poesía (1982), Notas de fin de siglo (1999), Postmodernismo y literatura (2002), Poesía y traducción (2004).

Para más datos sobre la obra de Nasos Vayenás, vid. Diccionario de literatura neogriega, Atenas, Ediciones Pataki, 2008.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Δικές μου μεταφράσεις. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s